HTTPS. ¿Qué es? ¿Es interesante para mi proyecto web?

Cuando accedemos a una página web, en la barra de direcciones, podemos encontrarnos lo siguiente:

http://www.mipaginaweb.com o,

https://www.nmipaginaweb.com


¿Qué significa ese HTTPS?

Esa “S” añadida hace referencia a la palabra inglesa “secure”. Y al final se trata de eso. Un sistema de seguridad a la hora de navegar por la red.

Hasta la fecha, el sistema habitual de conexión es el HTTP, que permite conectarte desde tu dispositivo directamente con cualquier página web mediante su dirección IP. Es un sistema de navegación con una seguridad muy baja, ya que los datos no “viajan” cifrados, sino que son enviados en texto plano. Esto hace que cualquier usuario con un mínimo de destreza informática pueda interceptar la información transferida, o las páginas que has visitado.

Por eso, desde hace unos años, se recomienda alojar los proyectos web en servidores que tenga contratado un certificado SSL, lo que permite transformar ese HTTP en HTTPS, donde los datos se envía de forma cifrada y proporciona una mayor privacidad en la navegación.

A día de hoy, los certificados pueden contratarse desde muy poco dinero, incluso algunas empresas de hosting lo incluyen en todas sus ofertas. En el servicio de alojamiento que os ofrecemos en Lantalau ya hemos incluido la opción de poder activar, de forma gratuita, el certificado SSL para vuestro dominio.


Además, mejorará el posicionamiento SEO de tu web

Efectivamente. Además de ofrecer un sistema de navegación más seguro, Google premia en el posicionamiento a aquellos sitios que llevan ya implementado el protocolo HTTPS.


Cómo realizar el cambio

El cambio de protocolo en sí no es lo más complicado. Únicamente hay que contratar, como decíamos antes, un certificado SSL y activarlo.

Pero para que las páginas ya indexadas por Google (las que se muestran en su lista de resultados) se sigan viendo correctamente, hay que realizar un trabajo de redireccionamiento (de la versión HTTP a HTTPS). Lo mismo ocurre con los enlaces (links) presentes en la propia página y la carga de las imágenes. Hay que revisar toda la web para que el cambio sea exitoso.  

Si estos pasos los realizas de la forma correcta y organizada, te garantizamos que el cambio merecerá (y mucho) la pena.            

y si tienes cualquier duda al respecto o no te atreves a dar el paso... llámanos y gustosamente te ayudaremos.


¿Quieres que te ayudemos con tu proyecto?

¡Contacta con nosotros!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación, consideramos que aceptas su uso. Política de Cookies